Opinión: si Los Sims 5 está en desarrollo, debería volver a las raíces de la saga

01.05.2019 | Por Fons

Este próximo mes de septiembre Los Sims 4 cumplirá 5 años. Un lustro con nosotros, en el que ha conseguido un número de ventas más que satisfactorias según EA, pero que ha alejado a algunos jugadores de la saga al ser considerado un juego incompleto y plano en cuanto a jugabilidad.

En la fase de desarrollo tradicional de la franquicia, Los Sims 5 o cómo quiera que se llame el sucesor de Los Sims 4 debería salir al mercado este otoño o a principios de 2020 como muy tarde. Pero La forma de trabajar en Maxis ha cambiado y ahora todo va más lento (solo hay que ver el calendario históricos de lanzamientos de Los Sims 4, sobre todo de los packs de expansión), por lo que no veremos un sucesor para Los Sims 4 hasta al menos 2021. Sin embargo, esto no significa que Los Sims 5 no esté ya en desarrollo.

El reciente movimiento de SimGuruGrant, hasta ayer productor senior de Los Sims 4, a «otras tareas» dentro del estudio fundado por Will Wright nos hace pensar que el sucesor de Los Sims 4 ya está en fase de desarrollo. Y es que aunque podría tratarse de otro título, lo cierto es que SimCity lleva años sin dar señales de vida en PC y  Los Sims son la franquicia más exitosa de Maxis hoy en día.

Un viaje al pasado: Los Sims 5 necesita aprender de Los Sims (1)

Puede parecer una declaración algo osada, ¿por qué necesita un juego moderno aprender de un juego que fue lanzado hace casi dos décadas? Por supuesto, no me refiero a detalles como los gráficos, motor de juego o similares, pero si a ciertos valores y detalles que el primer juego consiguió pero que ningún otro juego fue capaz de replicar.

La sensación que siempre tengo al jugar a Los Sims y compararlo con cualquier otra versión posterior es, sobre todo, que el primer juego no se toma a sí mismo en serio. Puede que fuese por complicaciones por el desarrollo, porque nadie en EA esperaba que vendiese más de 600.000 copias, o porque en un principio no iba a haber ni Sims (el juego en un principio estaba orientado a la construcción, los personajes solo valoraban la casa y nada más), realmente no lo sé, pero Los Sims, aún siendo considerado un simulador social por muchos, tiene más de juego que de simulador.

El sentido del humor extraño y ácido presente en todo el juego y sus posteriores packs de expansión es una seña de identidad del primer juego que no ha logrado mantenerse en el tiempo (sobre todo tras el lanzamiento de Los Sims 2 Y Las Cuatro Estaciones), y que creo que se debe a la problemática del peso cada vez mayor que la franquicia Los Sims ha estado ganando en EA. Adquiriendo cada vez más ese rango de juego triple A y la seriedad que le acompaña. El juego ha pasado de ser un proyecto en la cabeza de Wright en el que nadie tenía muchas esperanzas a convertirse en una de las gallinas de los huevos de oro para EA, y en el fondo eso ha obligado a crear un juego dirigido a un público más amplio. Un juego más sencillo y más visual que desafiante, un juego que en el fondo es menos juego.

Todo depende del punto de vista

Los Sims 5 seguirá usando un motor en 3D como venimos viendo desde Los Sims 2, no hay ninguna duda sobre este aspecto y es normal. Pero creo que, en el fondo, Maxis podría replantearse esto hasta cierto punto.

En Los Sims el punto de vista juega un papel muy importante en la sensación de estar jugando a un videojuego. La vista isométrica y en cierta medida elevada del juego de 2000 provoca en el jugador el efecto de estar en una posición privilegiada, de ser un verdadero ser creador y controlador, que hace y deshace a su antojo y mantiene una distancia con los personajes que ha creado. Por supuesto no creo que Los Sims 5 deba usar una cámara similar a de Los Sims, pero si estoy seguro de que parte del abrumador éxito del primer juego se debió, en parte, a esto. Era (y es) como jugar a una verdadera casa de muñecas digital desde un punto de vista privilegiado.

Somos muchos (me incluyo) los que seguimos jugando a juegos más modernos de la saga con una cámara elevada, similar a Los Sims, pero la sensación al jugar no termina de ser la misma. Si juegas a Los Sims 2, 3 o 4 y luego abres Los Sims, notas un cambio total en como se siente la posición de la cámara al jugar.

Un juego que no se pueda jugar con los ojos cerrados

En Los Sims, el nivel de dificultad es algo que sigue sorprendiendo sobre todo a jugadores que nunca antes lo han probado. Y ahí reside parte de su encanto y de lo que hablaba antes: es más un juego que un simulador social.

En nuevas versiones del juego, los Sims han mejorado notablemente su relación con otros Sims y su entorno, han aprendido a hacer mil y una cosas y han olvidado como ser humanos. Los Sims no era un juego de estrategia, pero si que requería una cierta organización para poder mantener un nivel adecuado de necesidades, hacer amigos, avanzar en la escala profesional… sin llegar a sentirse tristes o desdichados. Ganar dinero era insoportablemente lento, pero era parte del reto del juego.

La saga ha evolucionado hacia un fomento de las interacciones sociales entre Sims más que a seguir centrando el juego en el mantenimiento de unas necesidades básicas. Solo hay que jugar a Los Sims después de jugar a Los Sims 4 para darse cuenta del cambio tan drástico en el nivel de disminución de las necesidades. Y no se limita solo a esto, ganar dinero en Los Sims 4 es absurdamente fácil.

Los Sims 5 no debería ser un juego complejo o imposible de jugar, pero tampoco debería seguir por esta senda de simplificación. Esta claro que esto se hace para atraer a una audiencia más joven a la saga y ganas público, pero nadie quiere jugar a un juego demasiado aburrido o demasiado sencillo.

Una vuelta al feel de los suburbios

No hablamos de Los Sims sin pensar en El Barrio, el lugar de residencia de nuestras familias. Basado en los suburbios estadounidenses, daban al juego una personalidad única de cotidaneidad y cercanía. Resultado curioso que en un juego con un mundo tan cerrado, seguías teniendo la sensación de pertenencia al Barrio. Y es que aunque el mundo era cerrado, las diferentes zonas estaban muy bien separadas unas de otras y cada una tenía un estilo único. No se necesitan muchos recursos para hacer zonas que se sientan únicas. Y aunque por supuesto Los Sims 5 no puede volver a un sistema de mundo como el de Los Sims, si que podría volver al concepto de barrio en lugar de los actuales mundos/ciudades.

En Los Sims 4 los mundos se sienten como escenarios de una película, como un gran plató con figurantes que andan de acá para allá, en lugar de un sitio en el que vive una comunidad.

Mirarse en el espejo del pasado para diseñar el futuro

Da igual hacía donde vayamos, nunca debemos olvidar nuestros propios orígenes. Los Sims 5 debería hacer lo mismo. Podemos casi afirmar que Los Sims no tuvo el mismo nivel de presupuesto o planificación de juegos más modernos de la saga, pero eso no evitó que se convirtiese en todo un éxito, un fenómeno social y un icono de los videojuegos.

El primer juego era fresco, diferente, divertido, irreverente… y aunque no es posible repetir la impresión que produjo Los Sims en el mercado hace 20 años, si que se debería volver a mirar otros juegos más allá de «el juego antiguo». Los Sims 3 y Los Sims 4 no son más que desarrollos evolucionados de Los Sims 2, tanto por conceptos básicos como por temáticas en cuanto a packs se refiere. Y aunque Los Sims 2 mantiene ciertos aspectos de Los Sims, fue un cambio tan sustancial (el mayor que jamas tendremos en mi opinión) que no mucho quedó del juego original.

¿Están EA y Maxis encorsetando el concepto de Los Sims? ¿Ha perdido la saga la esencia del primer juego? ¿Es posible lanzar juegos durante dos décadas sin pausa y mantenerse frescos? Creo que son muchas las preguntas de este estilo que se pueden formular, pero aunque el último lanzamiento de Los Sims 4 haya sido a la larga una decepción para mí, me gusta mirar al futuro con cierta esperanza aunque a la larga pueda ser más malo que bueno.

Los Sims 5 no lo tiene fácil en mi opinión, al menos con los jugadores más veteranos. Y es que la evolución de la saga en esta última entrega ha demostrado sus virtudes pero también sus defectos. Se ha intentado una ruptura total con el pasado, y se han olvidado del «si funciona, no lo toques«. El concepto básico puede parecer el mismo, pero una partida a Los Sims y una partida a Los Sims 4 es suficiente para ver todo lo que se ha diluido en estos casi 20 años.