Electronic Arts ha sufrido una intrusión no autorizada en sus sistemas. El hackeo se ha saldado con el robo de 780GB de datos que afectan a diferentes frameworks de juegos del publicador estadounidense.


Anuncio


Según informa Vice, que ha tenido acceso a capturas de pantalla del foro en el que se publicó la información originalmente, la filtración afecta a títulos como FIFA 21 y herramientas del motor Frostbite. EA ha declarado que “Estamos investigando una intrusión en nuestra red”. “No se ha accedido a información de los jugadores, y no pensamos que haya ningún riesgo para la privacidad de los mismos” añade.

¿Cómo se cometió el robo? Nueva información parece indicar que los hackers usaron Slack (una herramienta de colaboración para equipos), suplantando identidades gracias a uso de cookies robadas. Los hackers terminaron con unos 780GB de datos que, previsiblemente, intentarán vender al mejor postor.

De nuevo, la información robada parece estar relacionada con código fuente y herramientas de desarrollo. En principio nuestros datos no deberían haberse visto comprometidos, aunque os informaremos de cualquier novedad sobre este asunto.