Rebeca, de 16 años, acaba de mudarse a Twinbrook con su madre, que tiene un nuevo empleo como sirvienta en la casa de los Minuit. Ambas vivirán en la mansión de la familia, una de las más ricas de la ciudad... pero a Rebeca no le hace ninguna gracia.

 

Nika tiene grabadas en la memoria las palabras que ese hombre le dijo hace una semana: "Tú no sabes que es pasar hambre, que es no tener un sitio donde vivir, que es pasar frio por las noches. Tú no sabes que es la vida real". Nika observa desde su terraza su piscina y su jacuzzi, mientras piensa en las palabras de aquel hombre.